ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 17 de enero de 2011

EN TERRENO DE NADIE

la construcción del muro de Berlín en terreno...

En muchos momentos de nuestra vida hemos querido mantenernos al margen de ciertos acontecimientos que no nos ha parecido bien comprometernos con ellos. Es ver las cosas desde un punto neutro y estar al margen de ellas.

Igual pensamos que el liberarnos de estar aquí o allá nos hace libres y el no comprometernos nos hace sentirnos libres. Pensamos, entonces, que ser libre es el estar liberado de todo compromiso que me comprometa a actuar de una forma determinada. Nos sentimos atados y esclavizados. Sin embargo, en esta nuestra vida no hay término medio:  o estás con DIOS o te quedas con el diablo.

El primero, estar y vivir en la presencia de DIOS, nuestro PADRE, te da la libertad. Porque el Amor es libre y como tal te comprometes felizmente y libremente. Sin embargo, el segundo te esclaviza, porque todo lo que te ofrece te hace dependiente y esclavo. Tal es así el mundo con sus apetencias, apetitos, vanidades, poder y egoísmos. De pronto te ves envuelto en una tela de araña que no te deja mover, que te impulsa a correr, a adaptar una serie de hábitos que te coartan y limitan, incluso perjudican tu salud.

Observamos lo que ocurre con el tabaco, con el alcohol, con la droga, con el dinero, con mantener las apariencias, con el sexo, con el poder político...etc. Sólo se es libre en, por y con DIOS, y vivir en su presencia, porque la Verdad es lo único que te hace libre al propiciarte el encuentro contigo mismo y descubrirte la misión y destino al que estás llamado.

Y observamos como nos conducimos por la vida cuando estamos, creyéndonos libres, en manos del Príncipe de este mundo, y somos, sin darnos cuenta, arrastrados a una velocidad de vértigo, perdidos y sin sentido al vacío y al disparate.
Hoy somos más insolidarios, individuales, egoístas y despersonalizados que antes. Vivimos más juntos, más cercas, pero más distantes y desunidos. Nos desmembramos y desunimos, y cada cual actúa por su cuenta. La unidad familiar está al borde de desaparecer, y con la familia la convivencia, el respeto y la solidaridad.

Somos caminantes sin rumbo, insolidarios aunque nuestra apariencia quiera parecer otra cosa, extraños unos frente a otros, desconfiados, unidos en colmenas, pero sin identidad uno del otro. ¡Salvese quien pueda! ¿Recuerdan lo de Haití? Pues se han quedado solos y con sus problemas. Todo fue una mentira. ¿Quiénes permanecen, también con sus luchas y limitaciones? Sólo la Iglesia, pues el hombre libre, proclamado por la ideología humana y desprecio a lo natural, no está, sólo habla pero no hace. Esta esclavizado y encarcelado en su propia cárcel de lo humano, caduco, limitado.

No es verdad que la libertad es estar fuera de DIOS y de cualquier otro compromiso social, político o de cualquier tipo, que te comprometa, porque, o estás con el diablo o estás con DIOS. Uno es el Príncipe del mundo, pero de un mundo aparentemente maravilloso pero caduco, y otro, nuestro PADRE DIOS es la promesa a la que todo hombre está llamado: ser gozosamente feliz para siempre en su presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...