ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 13 de enero de 2011

CONOCERSE O DESCONOCERSE

 ÉL TE CONOCE MEJOR QUE NADIE, SABE LO QUE ES MEJOR PARA TI

Son dos palabras extremas, opuestas. Si la uno indica conocimiento de uno mismo, la otra significa ignorancia e indiferencia de tu propio ser. Ambas son de gran trascendencia, pues la primera supone organizada tu vida, tu rumbo orientado y tus posibilidades de encontrar tu propio destino al que estás llamados. Porque conocida tu historia encuentras respuesta al ayer de tu vida en el presente y la hora de tu llamada al bien que buscas: tu felicidad eterna.

No saber esto, es decir, desconocer tu propio ser y tu propio rumbo es perderte en el mar de la desesperanza y perder el mayor tesoro al que aspiras desesperadamente desde tu concepción como ser humano. No saber responder a las preguntas de ¿quién eres, de dónde vienes y a dónde vas?, es no estar en este mundo y menos aspirar al que todos buscamos.

Porque desconocerte a ti mismo genera soberbia, y desconocer a DIOS, desesperanza. Y una persona humana ensoberbecida y desesperanzada está perdida. Todos sabemos que la soberbia es el peor de nuestros males, y que por soberbia el hombre se ha perdido y se puede perder. También, todos sabemos que perder la esperanza, que proclamamos es lo último que se pierde, es morir a la vida y a la felicidad. Detrás de la pérdida de esperanza se encuentra la depresión, el vacío y la muerte.

Por todo ello, reflexionando en estos conceptos he llegado a darme cuenta que descifrar quien soy y de donde vengo es el tesoro más importante que debo hallar. Y, ¿dónde buscarlo?, es la respuesta que debo encontrar para ponerme en camino de ello. Ahora me viene a la memoria la última festividad que acabamos de celebrar: "Los Reyes Magos", ¿no sabrían ello lo que andaban buscando? ¿Y lo habrán encontrado?

Mientras nosotros pasamos de toda búsqueda y nos distraemos en simples cosas caducas que no nos dan sino un momento de placer tan fugaz como la vida mismo. ¿No merecería la pena ponernos en camino como los Reyes Magos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.