ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 18 de julio de 2010

DEBERÍA INTERPELARNOS SU TESTIMONIO.


No sé lo que ocurre en el mundo cristiano católico. Se estima unos ocho millones de personas que acuden a la celebración Eucarística cada domingo y, sin embargo, eso no se nota nada en la incidencia de la vida social y política de cada día. Se supone, por pura lógica, que esos ocho millones de personas deben tener fe o algo de fe, porque ir a celebrar la Eucaristía (todos somos celebrantes juntos con el sacerdote, que preside esa celebración), por mimetismo o porque donde va la gente va Vicente, no puede aplicarse aquí puesto que siempre somos minoría y pocos los que vamos en proporción a la masa social.

La conclusión debe inclinarse, por sus resultados y consecuencias, a pensar en esto último, a que se acude por simple mimetismo y rutina, puesto que tal acto no supone compromiso ninguno ni toca seriamente nuestras convicciones, ¡si las tenemos!, pues hay que empezar a dudar, en el cotidiano y acontecer vivir de cada día. Se promulgan leyes que matan (aborto), se imponen criterios a la carta, se impide expresarse con libertad, se obliga a una educación impuesta y no libre, se hacen tantas cosas y nada está en contradicción con lo que celebramos cada domingo.

Eso de buscar la verdad, de defender la justicia, la libertad, al marginado, desposeído, explotado, al carente de todo no es sino para oírlo y olvidarlo. Eso de no matar, no odiar, no desear estar por encima del otro, no robar, no abusar del más débil, no someter ni avasallar, no significa nada para el cumplimiento en nuestra vida. El amor y la justicia está bien, pero yo vengo, lo oigo y lo aguanto pacientemente y, salido del templo, empieza mi otra vida.

Otro gallo cantaría si fuésemos responsables y fieles a nuestras convicciones, que empezamos a dudar si las tenemos, porque ocho millones de creyentes católicos pueden mover y hacer temblar las decisiones de los políticos y grandes empresas españolas. Con sólo abrir la boca todos al mismo tiempo en un mismo sentido, el estruendo acallaría a muchos y pondría los valores y lo que debe ser en su sitio. Ya hace tiempo que muchos niños, nacidos en el vientre de sus madres, hoy conocerían el mundo en que vivimos y al que habian sido llamados.

Envidio, en este sentido, a los musulmanes (ver aquí), que siendo fieles a sus convicciones, levantan la voz enseguida, todos unidos, en cuanto se sienten humillados o heridos por alguna decisión que le atañe a su fe. Es digno de admirar esa unidad y valentía, que sólo responde a que hay una sola forma de vivir verdadera: integrar lo que crees en tu propia vida total. Y no dos vidas, la aparentemente religiosa y la real de la vida diaria. Dos formas de decir a DIOS , al que no se puede engañar, estoy contigo, y luego, al diablo permitirle que haga y nos lleve por su camino según los criterios hedonistas e injustos del mundo.

Deberíamos reflexionar, los creyentes católicos, muy seriamente sobre todo esto, porque de esto seremos, por nuestra fe, juzgados. No nos va a preguntar nuestro PADRE DIOS las misas que hemos oídos o participado pasivamente, ni tampoco los rosarios o actos de piedad que hayamos hecho, sino si eso ha tenido incidencia en los actos de tu vida social y política, si eso te ha comprometido con amar y darte a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...