ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 25 de mayo de 2010

RUAH... NO ES EL PODER NI LA FUERZA, ES EL ESPÍRITU DE DIOS.


Nos confesamos creyentes, pero no somos consciente de la presencia del ESPÍRITU entre nosotros. Y no somos conscientes porque no nos damos cuenta de todo lo que podemos hacer con su Fuerza y su Poder.

Ruah es el Soplo, el Aliento que el ESPÍRITU infunde en los que creen en ÉL. Por supueto que a aquellos que no creen en ÉL aunque lo afirmen y lo digan no puede venir, porque son ellos, precisamente, con su incredulidad los que no lo dejan entrar en su corazón.


El significado bíblico de ruah y de pneuma es el de viento, respiración, aire, aliento; y puesto que todo esto es signo de vida, los dos términos significan vida, alma, espíritu. Así pues, Espíritu es una realidad dinámica, innovadora, creadora; es símbolo de juventud, de viveza, de renovación.

El dato bíblico nos presenta siempre al Espíritu como fuerza activa que da vida, sustenta. guía, gobierna todas las cosas; pero al mismo tiempo el Espíritu no se confunde con un sustrato corporal cósmico, como sucedía en algunas filosofías y concepciones religiosas antiguas.


En el Antiguo Testamento, la ruah va siempre unida a un genitivo de especificación: generalmente va referido al hombre, a la naturaleza, a Dios; estos significados están presentes indiferentemente en las diversas épocas históricas. Cuando ruah se relaciona con la naturaleza, el significado más ordinario es el del soplo del viento; cuando se refiere al hombre, designa el aspecto vital, esencial del hombre: la ruah va ligada al hombre como alma, espíritu, bien a nivel psicológico (sentimientos, emociones) o bien a un nivel más profundo (centro de su espiritualidad).

Ruah significa el carácter vivaz y dinámico del ánimo humano (llamado también nefesh, en su individualidad); ruah sería además la intimidad del hombre, algo así como su corazón (leb).

Ruah, Ruah, Ruah... no es el poder ni la fuerza, sino el ESPÍRITU de DIOS, cantamos invocando a la acción del ESPÍRITU que nos inunde y nos de la fuerza y el poder para realizar la vivencia del amor entre los hombres. Sin ella nada podemos hacer, pero el ESPÍRITU y yo somos un ejercito invencible.

Esa es la vivencia de todos aquellos que han creído en ÉL. Ejemplos todos los santos que conocemos y que la Iglesia ha subido a los altares como testimonio a fijarnos en ellos e imitarlos, pero hay muchos más, anónimos, que han amado hasta el extremo de entregar toda una vida al servicio y dedicación a los demás, y otros que, simplemente, blogs humildes, como este y otros, y otros medios sin mucha difusión han proclamdo sin más, porque no se trata de decir sino de hacer.

Y en eso la Iglesia, a pesar de sus pecados, ha hecho mucho. Entre otras cosas porque está conducida por el ESPÍRITU SANTO y perdonada y amada por la Misericordia de DIOS y la redención de JESÚS. Es la Iglesia de JESUCRISTO, su Fundador, porque ÉL la ha salvado y redimido, y perdonado, no por sus méritos y sus obras (de la Iglesia), sino simplemente por el AMOR de su PADRE DIOS que la quiere tal como es, y la perfecciona en su andadura hasta el final de los tiempos.

Por todo ello, cuando se habla de los poquitos pecados y errores, en proporción a los muchas cosas buenas, quiero llamar la atención a la vivencia de este hermano sacerdote que reivindica esta reflexión:

Soy un simple sacerdote católico uruguayo que hace 20 años vivo en Angola.
Me siento feliz y orgulloso de mi vocación.
Me da un gran dolor por el profundo mal que sacerdotes que deberían de ser señales del amor de Dios, sean un puñal en la vida de inocentes.
No hay palabra que justifique tales actos.
Veo en muchos medios de información, la ampliación del tema en forma morbosa, investigando en detalles la vida de algún sacerdote pedófilo.
Así aparece uno de una ciudad de USA, de la década del 70, otro en Australia de los años 80 y así de frente, otros casos recientes…
¡Es curiosa la poca noticia y desinterés por miles y miles de sacerdotes que se consumen por millones de niños, por los adolescentes y los más desfavorecidos en los cuatro ángulos del mundo!
Pienso que los medios de información no le interesa que yo haya tenido que transportar, por caminos minados en el año 2002, a muchos niños desnutridos desde Cangumbe a Lwena (Angola), pues ni el gobierno se disponía y las ONG’s no estaban autorizadas.
No ha sido noticia que haya tenido que enterrar decenas de pequeños fallecidos entre los desplazados de guerra y los que han retornado;
que le hayamos salvado la vida a miles de personas en Moxico mediante el único puesto médico en 90.000 km2, así como con la distribución de alimentos y semillas;
que hayamos dado la oportunidad de educación en estos 10 años y escuelas a más de 110.000 niños...
No es de interés que con otros sacerdotes hayamos tenido que socorrer la crisis humanitaria de cerca de 15.000 personas en los acuartelamientos de la guerrilla, después de su rendición, porque no llegaban los alimentos del Gobierno y la ONU.
No es noticia que un sacerdote de 75 años, el P. Roberto, por las noches recorra las ciudad de Luanda curando a los chicos de la calle, llevándolos a una casa de acogida, para que se desintoxiquen de la gasolina;
que alfabeticen cientos de presos;
que otros sacerdotes, como P. Stefano, tengan hogares transitorios para los chicos que son golpeados, maltratados y hasta violados y buscan un refugio.
Tampoco que Fray Maiato con sus 80 años, pase casa por casa confortando los enfermos y desesperados.
No es noticia que más de 60.000 de los 400.000 sacerdotes, y religiosos hayan dejado su tierra y su familia para servir a sus hermanos en una leprosería, en hospitales, campos de refugiados, orfanatos para niños acusados de hechiceros o huérfanos de padres que fallecieron con Sida, en escuelas para los más pobres, en centros de formación profesional, en centros de atención a cero positivos…
o en parroquias y misiones dando motivaciones a la gente para vivir y amar.
No es noticia que mi amigo, el P. Marcos Aurelio, por salvar a unos jóvenes durante la guerra en Angola, lo haya transportado de Kalulo a Dondo y volviendo a su misión haya sido ametrallado en el camino;
que el hermano Francisco, con cinco señoras catequistas, por ir a ayudar a las áreas rurales más recónditas hayan muerto en un asalto en la calle;
que decenas de misioneros en Angola hayan muerto por falta de socorro sanitario, por una simple malaria;
que otros hayan saltado por los aires, a causa de una mina, visitando a su gente.
En el cementerio de Kalulo están las tumbas de los primeros sacerdotes que llegaron a la región…
Ninguno pasa los 40 años.
No es noticia acompañar la vida de un Sacerdote “normal” en su día a día, en sus dificultades y alegrías consumiendo sin ruido su vida a favor de la comunidad que sirve.
La verdad es que no procuramos ser noticia, sino simplemente llevar la Buena Noticia, esa noticia que sin ruido comenzó en la noche de Pascua.
Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece.
No pretendo hacer una apología de la Iglesia y ni de los sacerdotes.
El sacerdote no es ni un héroe ni un neurótico.
Es un simple hombre, que con su humanidad busca seguir a Jesús y servir sus hermanos.
Pbro. Martín Lasarte (salesiano) - Angola


El Sacerdote es mi amigo, "mis amigos los curas" que ya en mi juventud publicara, ahora recogido en mi modesto libro "Por la acción del ESPÍRITU".


Son hombres entregados, por amor, al servicio de los demás. Hombres que han dejado sus familias, sus amores, sus hermanos, sus bienes, sus vocaciones humanas, para darse a sus comunidades en torno a una parroquia, y dejarse su vida de unas a otras. Allí donde los lleve la acción del ESPÍRITU, y con toda clase de personas: niños, jóvenes, mayores, ancianos, enfermos, esclavizados, necesitados...etc.


Hombres buenos que, por causa de unos pocos, no podemos obviar. Pero que sí, unos locos vacíos y sin sentido quieren erradicar y con ello dejar a la humanidad sin tan hermosa y desinteresada labor.

¿No deberian ser nominados todos estos sacerdotes y seglares para el premio Nobel de la Paz?

¿No deberian ser todos estos sacerdotes y seglares lámparas puestas en todos los escaparates de los medios de difusión para estimularnos a imitarlos?

¿No deberían ser todos estos sacerdotes y seglares los ejemplos a difundir para que todos, imitándolos, construyamos un mundo más justos, libre y en paz?

¡Entonces, por qué no lo hacemos? ¿O es que queremos que el mundo siga igual?

Qué levante la mano quien piense lo contrario.



2 comentarios:

  1. Salvador, no en vano el significado de "inspirar" quiere decir: "dentro" del "espíritu". Estar "inspirado" es estar dentro de tu espíritu, en conexión con Dios de forma consciente.
    No le damos importancia a la respiración y es como el soplo divino que nos mantiene con vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No Rosa, El ESPÍRITU,al menos para mí, y según la Palabra de DIOS, es Aguien, la tercera Persona de la Santísima Trinidad, que ha venido ha nosotros al subir JESÚS al Cielo:

    "Les he dicho estas cosas estando entre ustedes. Pero el Paráclito, el ESPÍRITU SANTO, que el PADRE enviará en mi nombre, les enseñará todo y les recordará todo lo que YO les he dicho" (Jn 14, 25-26).

    "Por la acción del ESPÍRITU" es el testimonio que testimonia, valga la redundancia, mi experiencia de su presencia.

    El protege a la Iglesia, y a pesar de las tempestades, de muchos pecadores que la forman, los poderes del infierno no podrán contra ella.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...