ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 11 de mayo de 2010

¿LA VERDAD ES MÍ VERDAD?


Sin darnos cuenta el Maligno, de forma muy silenciosa y – desapercibida – busca la ocasión para conducirnos por los caminos que a él le interesa y precipitarnos al vacío y la desesperación.

Muchos de nuestros criterios están amasados con nuestros propios proyectos y de esa forma ver la verdad se hace difícil y duro. Para poder ver hay que estar liberado, desapegado, limpio y transparente y, sin obstáculos y trampas, encontrar la fuente más profunda que mana el Agua que salta hasta la vida eterna.

Uno no tiene que preocuparse, defienden muchas personas, todo irá viniendo, y según se vaya presentando iremos dándole repuestas a los problemas de cada día y momento.

¿Valdría eso también para cualquier examen? Es decir, no tengo que preocuparme, al menos no mucho, por estar preparado para sufrir cualquier tipo de examen. ¿Es eso así?

Muchos de nosotros escondemos tras nuestras respuestas nuestros apegos y apetencias, o mejor dicho, nuestras esclavitudes, y, en lugar de buscar la verdad, buscamos nuestra propia solución y ego porque estamos sometidos y limitados. Se hace, incluso, más difícil creer en las personas que en un JESÚS encarnado, histórico, adornado de poderes milagrosos y resucitado. Lo avala el prestigio de la Biblia. Si no creemos en ella, ¿por qué vamos a creer en otras cosas que nos cuenta también la historia?

De las personas es muy difícil fiarse, pues el mejor amigo o hermano te la hace en cualquier momento. Sin embargo, de JESÚS se cuenta que nunca falla. ¿Alguien le ha encontrado un fallo? La historia lo afirma y nadie ha hablado ni habla mal de ÉL. Incluso Pilato se compadeció y luchó por salvarlo. No le encontraba culpa, pero no pudo a la ambición del poder. Necesitaba dejarse redimir para liberarse del apego a la ambición.

¡Necesitamos redención! Y ser redimido implica ayuda porque nosotros no podemos. Somos humanamente limitados. Si te fias de las personas, fiate de mí y trata de buscar y experimentar la única verdad: JESÚS de Nazaret. No pierdes nada en buscarlo. Si al final no te seduce no has perdido nada. Es más, has reafirmado tu camino.

Nuestra humanidad nos ciega y nos impide ver la realidad que tenemos delante, hasta tal punto que la distorsiona. Realmente vemos lo que queremos ver. Nos dejamos engañar. El amor venda nuestros ojos, pero un amor ego, no ágape. Hacer lo que se nos va presentado no es estar atento y prestos a responder, sino a estar condicionado a nuestra actitud del momento.

El amor ágape es el que verdaderamente nos libera y nos abre a la única realidad que nos hace sentir gozosos y esperanzados en alcanzar lo que tanto deseamos: se felices eternamente.

Yo entiendo que amar es vivir y disfrutar del Reino de DIOS qué está en todos, dicen muchas personas. Sí, el Reino de DIOS está en todos aquellos que buscan la justicia y la Paz, pero para conocer el Reino de DIOS hay que, primero saber dónde está, buscarlo, conocerlo y proclamarlo.

Si no lo conoces no puedes vivirlo, y si no lo vives no está colaborando a instaurar un mundo mejor. Para esa Misión DIOS se encarnó en Naturaleza Humana y, desde la misma realidad del hombre le enseño cómo amar y cómo hacerlo.

Y fundó su Iglesia, y se armó el follón porque nadie está de acuerdo. Todos queremos una Iglesia a nuestra medida. Incluso muchos le protestan y le rechazan porque deja que todos entren y hay algunos que... mejor no hablar. Parece que la hemos fundado nosotros. Permanecemos tan ciegos que no vemos nuestra pobreza, y claro...

Inmediatamente nos da la solución: “amesen los unos a los otros cómo YO les he amado”. Y ese es el examen: porque tuve sed y me diste de beber; porque tuve hambre y me… porque tenía esta debilidad y supe aceptarla y luchar contra ella; porque no quise salir de mis comodidades; porque me costaba fiarme, obedecer…

Se habla de María no por su ingente obra (poco aparece en los Evangelios), sino por su sencillez, su obediencia, su humildad, su fiarse, su total entrega a la acción del ESPÍRITU SANTO. Igual ocurre con San José. De no ser por eso no se hubiese sabido nada de ellos, porque la Voluntad de DIOS era la que ellos supieron cumplir y decir amén.

No se trata de nuestra verdad sino de la Verdad de DIOS. Y cuando anteponemos nuestra pobre y limitada humanidad nos vemos incapacitados para liberarnos. Hace falta, no me cansaré de repetirlo, ser redimidos. Y para eso vino JESÚS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...