ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 26 de marzo de 2010

HOMBRE BUENO - HOMBRE MALO


La tendencia, si no natural, sí fuertemente enraizada en nuestra propia naturaleza humana es sentirnos atraídos por el mal. El sólo hecho de ponernos en actitud de discernir sobre esto o lo otro, provoca en nosotros un morbo de elegir lo malo, al menos nos sentimos tentado a ello. ¿Cuantas veces nos sentimos atraídos a lanzarnos al vacío al acercarnos a un lugar elevado? Indudablemente que cada uno siente de diferentes maneras, pero la característica común es sentirnos atraídos por nuestra naturaleza humana pecadora.

Y, como humanos, no podremos nunca escapar a la tentación de nuestra propia materialidad. Sentimos sed, hambre, sueño, cansancio, aburrimiento, alegría, tristezas, desesperación, esperanza, paciencia, fortaleza, debilidad, gula, apetito carnal, odio, venganza, desenfrenos, verdad, mentira y... un largo etc. Pero todo eso lo podemos ordenar hacia el bien, que también lo sentimos fuertemente. Tenemos el arma que todo lo puede, nuestra voluntad, y nuestro mas profundo deseo de amar, amar en la verdad y el bien, y lo bello, porque amar para mí y mis intereses no es amar, es egoísmo.

Visto desde esa perpectiva natural, el hombre si no está agarrado al ESPÍRITU que nos sostiene y nos ayuda a vencernos, está a merced del que persigue que nos dejémonos llevar y abandonar en las manos del mundo que nos promete felicidad y pasiones satisfactorias, pero, que todos sabemos, son efímeras y caducas. Al final nada de nada.

Esta reflexión trata de despertar en nosotros el reconocer que somos hombres débiles y, por lo tanto, expuestos a hacer lo que realmente no queremos hacer. Seamos de la condición que seamos, de la cuna que traigamos, de los estudios que tengamos y de la vocación que creamos tener. El autoengaño lo llevamos dentro de nosotros mismos, y la autotraición está en el filo de la navaja. Pero, también, algo más peligroso y fatal es que Satanás está al quite y preparado para tentarnos y conducirnos a su terreno.

En este camino Cuaresmal que estamos a punto de terminar, Satanás ha estado y está pendiente de la menor duda y desfallecimiento que tengamos, para ofrecernos el suculento plato de las pasiones, de la morbosidad, del apetito desenfrenado, del orgullo, del placer, de...¡tantas cosas! Qué nos hacen felices, pero por muy poco tiempo, y con un final amargo, triste, atormentado, vacío.

Seamos valiente y confiados, porque nuestra fe está apoyada en la Resurrección, qué celebraremos el domingo de Pascua, y porque nos consta que el Sepulcro, dónde fue enterrado el SEÑOR, estaba vacío, lo vio Juan y Pedro, y muchos más. Y los soldados romanos, y la historia se hace testigo de ello. ¡Se puede estar tan ciego! ¡JESÚS vive! Sólo una cosa justifica que haya tanta ceguera, que el Diablo anda suelto y está entre nosotros aprovechando cualquier bajón que le brinde la oportunidad de actuar.

No nos fijemos en los que desfallecemos, en los que caemos sometidos por el Demonio, sean Papas, Obispos, sacerdotes, seglares, buenos o malos, fijemonos en que el SEÑOR no está en el Sepulcro, que la piedra ha sido rodada, que sólo quedan las vendas, las sábanas, que, ¡el SEÑOR ha RESUCITADO!

Por todo ello, miremos a los que han seguido adelante, a los que han confiado, a los que han hasta dado sus vidas, y tratemos de hacer otro tanto nosotros. Observemos que de lo bueno, de lo ejemplar a penas se habla. Lo tenemos que sacar los que creemos en la verdad, pero los poderes del mundo, los medios no abren la boca sino para exponer lo malo, lo que va a favor de su Príncipe Satanás, están en su poder, y eso se nota.

Pero, los poderes del Infierno no prevalecerán contra nuestra Madre la Iglesia, porque el ESPÍRITU SANTO está en y con nosotros para protegernos, fortalecernos y alumbrarnos el camino de salida hacia la única y absoluta Verdad. Por eso, a continuación les dejo un ejemplo entre los miles que habrá anónimos, que todos, al servicio del Diablo, se callan, pero que no podrán evitar que la Verdad salga a la luz:

Una producción italiana que se estreno en el 2005 con el título "A la luz del Sol", narra la historia del padre Giuseppe Puglisi, sacerdote siciliano asesinado el quince de septiembre de 1933 por la mafia y actualmente en proceso de beatificación. La película muestra como supo enfrentarse a esta poderosa sociedad predominante en Palermo para hacer valer los derechos de las personas, especialmente de los niños, que envueltos en la inmundicia moral de su ambiente recorrían las calles vendiendo heroína y dejándose manipular por la ambición del poder de los mafiosos.

Don Pino - como le decían con cariño - decidió con valiente resolución cambiar la mentalidad de la sociedad en la que había crecido, y de esta manera organizó un hogar para salvar a cientos de niños del barrio de Brancaccio de Palermo. Su compromiso truncaba los planes de los mafiosos y decidieron deshacerse de él, quien fue capaz de regalar una sonrisa inclusive a su verdugo en el momento de la ejecución. En definitiva, un verdadero héroe de nuestros días.

Como el, han existido, existen y existirán muchos sacerdotes en el mundo que literalmente desgastan su vida por las almas a ellos confiadas. Muchas veces en medio de la incomprensión de la gente que los rodea, critica o ignora. Pero, ¿quién se pone a pensar en los duros momentos de soledad que muchos de ellos tienen que experimentar días tras días? ¿Quién se pregunta cuando recibe un trato algo tosco de parte de uno de ellos, si es que no tendrá algún problema en su familia, o si habrá recibido recientemente una mala noticia que lo trae consternado?

Ante estas personas que han dejado todo para seguir a CRISTO y entregar su vida y sus fuerzas al servicio de la Comunidad, la actitud más justa sería la de rezar por ellos, comprenderlos, acompañarlos en sus necesidades y apoyarlos en sus proyectos. La Iglesia está formada por toda la Comunidad y no sólo sus pastores. Nuestra labor es construir, orientados y apoyados por ellos, un mundo más cristianos, más justo, lleno de amor verdadero, ese amor del que los sacerdotes, otros CRISTOS, son los primeros en dar ejemplo. ¡Vence el mal con el bien!

2 comentarios:

  1. Estimado Salvador, durante estos días estaré fuera, desarrollando una labor pastoral en beneficio de una comunidad cristiana. Deseo de corazón que estos días santos acompañes a Cristo en los sufrimientos de su Pasión y en su camino al Calvario: para unirte a Él a través de la oración, los sacramentos, la caridad, el apostolado y las obras buenas. Unidos en oración en esta Semana Mayor. Nos vemos pronto...

    ResponderEliminar
  2. "Visto desde esa perpectiva natural, el hombre si no está agarrado al ESPÍRITU que nos sostiene y nos ayuda a vencernos, está a merced del que persigue que nos dejémonos llevar y abandonar en las manos del mundo que nos promete felicidad y pasiones satisfactorias, pero, que todos sabemos, son efímeras y caducas. Al final nada de nada"

    Totalmente de acuerdo, si no tenemos un avance espiritual y nos agarramos a Dios, es difícil que tengamos las herramientas para vencer las tentaciones.

    "No nos fijemos en los que desfallecemos, en los que caemos sometidos por el Demonio, sean Papas, Obispos, sacerdotes, seglares, buenos o malos, fijemonos en que el SEÑOR no está en el Sepulcro, que la piedra ha sido rodada, que sólo quedan las vendas, las sábanas, que, ¡el SEÑOR ha RESUCITADO!"

    Exacto, hay cosas más importantes que estar señalando a quien se equivoca.

    "Por todo ello, miremos a los que han seguido adelante, a los que han confiado, a los que han hasta dado sus vidas, y tratemos de hacer otro tanto nosotros."

    Nuevamente de acuerdo, fíjemonos en nosotros mismos, mejoremos nosotros y esforzémonos por superarnos. Que al fin y al cabo, de quien vamos a rendir cuentas, es de nosotros.

    Saludos. Hilda

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...