ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 4 de enero de 2010

LIBRE PARA DAR Y DARME.


Sólo seré libre cuando soy capaz de no poner mi corazón en las cosas que me rodean. Somos seres muy necesitados y nuestra vida está llena de muchas necesidades y, por supuesto, apetencias. Estamos inclinados al deseo de instalarnos y situarnos cómodamente, confortablemente, y sentirnos seguros rodeados de toda clase de para bienes y utensilios que nos hagan la vida placentera y dulce.

Y todo eso es bueno y digno de desearlo, pues nuestro PADRE DIOS es lo que quiere y para eso ha venido: "para salvarnos de la miseria y de la muerte". Pero, desgraciadamente, las cosas no son así, y el hombre llevado por su egoísmo rompe esa fraternidad de repartirnos todo lo que hay para bien de todos, y de forma equitativa y fraterna. Todos queremos más, incluso a costa de dejar al otro sin lo más necesario.

Y esa es la razón por la que DIOS se hace hombre, y lo hace pobremente, desde toda carencia material, desde no tener nada, ni siquiera patria. Tiene que huir y sentirse extranjero, sin derechos y sin protección de ninguna clase. Y desde ahí quiere enseñarnos a, siendo libres, compartir todo lo que tengamos para el bien de todos.

En la medida que experimente el desapego de no poner mi corazón en las cosas, estaré siendo libre para poder dar de lo que tengo, y compartir con el que no tiene. Y, para eso, necesito tener un corazón libre, indiferente a los bienes y cosas materiales, y sostenido y descansado en los sentimientos del mismo corazón de ese niño, JESÚS, que nos ha nacido.

Un corazón abierto a, no sólo compartir lo que tengo, sino a dar y ofrecer mi tiempo, mi atención, mis dones, mis capacidades, mis talentos, mi servicio en función del que lo necesita y lo reclama. Pronunciar felicidades y buenos deseos, tan común en estas fiestas, compromete a criterios y actitudes muy profundas, que sólo desde una seria y responsable actitud de conversión, que sólo desde una mirada serena, seria y sosegada desde el empobrecido Belén, puede dar el fruto de un nuevo nacimiento en mi humilde corazón.

Ser libre es ser como JESÚS, y sentir sus mismos sentimientos y deseos. Y cuando nos acercamos a esos sentimientos, empezamos a ser capaces de, teniendo, compartir sin ataduras ni apegos, dando de lo que tenemos y haciendo que otros puedan mejorar sus necesidades y vivir de forma digna una vida a la que tienen derecho.

Ocurre que, sin darnos cuenta, dejamos estos sentimientos atrapados, escondidos, cerrados e inmovilizados, y deslumbrados por luces de colores y artilugios luminosos nos encerramos en nuestros propios egoísmos y nos sometemos a la esclavitud. Una esclavitud de buscar nuestras propias seguridades, comodidades, en las cosas, en los bienes, en el tener...etc., y, es entonces, cuando nos cuesta dar y compartir.

4 comentarios:

  1. Tienes razón Salvador, ¡cuántas veces nos dejamos deslumbrar por lo que nada vale y ponemos nuestro corazón en cosas pasajeras! En estas fechas, especialmente, vemos como somos esclavos del consumo. Como bien dice, el dar nuestro tiempo, dinero, talento, atención, nos hace mucho más libres. Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Bella reflexión para empezar el año, Salvador.
    Poniendo a Dios en nuestro corazón, en nuestro intelecto, en nuestras intenciones, nos sobra todo lo demás.
    Bien comprendes que Dios es espíritu y no se encierra en cosas materiales, sino que se manifiesta a través de las obras. Obras de amor, de caridad, de servicio... ¡hay tantas formas de ponerlo de manifiesto!
    Es primordial comprender que no se halla en las cosas, sino en las personas.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha cuestionado, eligelavida, la forma de dejarse manipular borregamente por los demás.

    Se le ocurre a unos cuantos que ahora hay que meterse el pantalón por dentro de las botas, y todas a hacerlo.

    Cada tonteria que piensen unos, los otros, sin reflexionar sobre si es bueno o no, de cabeza a hacerlo. Son los movimientos de la moda y el consumo, que podríamos parar enseguida si fueramos más responsables y conscientes.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  4. Paradogicamente, Rosa, esas cosas no se ponen de moda. "los valores". Y curiosamente son las importantes y la verdadera moda. Si todos trataramos de llevarlas en nuestro corazón, el mundo sería más luminoso, más hermoso y la paz reinaría entre todos.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...