ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 8 de diciembre de 2009

LO QUE VERDADERAMENTE VALE.


Siempre me ha interesado no sólo el principio sino, sobre todo, el final. Porque de lo que se trata, se dice con mucha frecuencia, lo importante no es como se empieza, sino como se termina. Es una gran verdad, pero como todas las verdades no suelen ser tomadas en serio y se quedan arrinconadas hasta cuando las circunstancias nos hacen volver a nuestra verdadera realidad.

En mi caso, por la Gracia de DIOS, he sentido siempre esa inquietud, y lo que me interesa de todo es su final, porque de nada me vale que sea muy bueno y gozoso si termina desapareciendo. Desde ese principio mi jerarquía de valores no está en el tener ni poseer, pues de nada me sirve si todo va a desaparecer. Claro está que, muchos dirán que estamos aquí y el ahora y el presente es lo que importa. Mañana veremos que sucederá.

Sin embargo, esa inmediatez por tener respuestas que nos sacien nuestras apetencias no nos hacen feliz a la larga, porque todo vuelve a su sitio, y la ansiedad y angustia hace presencia de nuevo. Podemos observar que al finalizar las vacaciones, puentes, como este que ya toca a su fin, no venimos mejor que lo que estábamos y nuestro estres y ansiedad sigue vigente. Podemos engañarnos diciendo lo que queramos, pero la realidad, en lo más profundo de nuestro ser, es que nada se soluciona, y las cosas no dejan de ser cosas y como cosas están llamadas a ser quemadas.

Por otro lado, el ser humano siente una necesidad de felicidad imperecedera. Algo que le sacie eternamente y le libere de la angustia de buscar, de mantener, de permanecer siempre en estado de alerta, de deseo, de búsqueda de algo mejor que le llene más y más. Y ese anhelo y desesperación nunca llegará a encontrar descanso hasta el último momento de nuestra vida. Y en ese momento, según y donde hayamos buscado, nos desesperaremos más porque, no sólo lo que hayamos conseguido, sino lo único que tenemos, nuestra vida, la perderemos.

Por todo ello, las cosas de este mundo pierden todo su valor salvo el que realmente tienen: ser medios que simplemente necesitamos para el recorrido de nuestra vida sin más fin que ese. Y tomamos conciencia que no hace falta mucho para que nuestra travesía se haga tranquila, con lo necesario y en paz. Sólo la persona humana es lo importante, lo demás son medios y no pasan de ahí.

Sin embargo, el mundo lo tergiversa todo e invierte los valores, y así todo anda mal y enfrentado. Y lo más importante, la vida y la persona humana, están al servicio de los bienes y las cosas materiales. Observamos que se valora mucho más otros intereses económicos que la vida de los inocentes niños nacidos en el vientre de sus madres; observamos que la dignidad de muchas personas están supeditada a los intereses del ciertos reyes poderosos, es el caso de Aminatou Haidar. Observamos que primero las cosas y luego las personas.

Así nos encontramos con pueblos subyugados; así nos encontramos con pueblos hambrientos; así nos encontramos con familias destruidas, con niños abandonados, con enfermos condenados a muerte, con miserias, injusticias, pobreza y todo un sin fin de atrocidades y tragedias. Todo está al servicio del egoísmo, la avaricia, el poder...

Pero, por mucho que se persiga y se afanen en buscar solución al problema del hombre y la mujer en el tener y poseer, nunca se conseguirá encontrar lo que realmente se busca, porque lo que queremos está dentro de nosotros, en nuestro corazón y es ahí donde debemos poner el acento. Todo lo demás podrá servirnos algún tiempo, pero luego solo queda vacío y soledad.

Por todo ello, cada día más me reafirmo en sentirme feliz, gozoso en buscar lo que todos deseamos por el camino del servicio, de los valores, de la justicia, del desapego, de la generosidad, del compartir, del escuchar, del respeto, de la libertad, de la igualdad, de la equidad, del reparto de bienes y riquezas, de la familia, del respeto a la vida, a la dignidad del ser humano, y en resumen, del amor.

5 comentarios:

  1. Amigo Salvador: encantada estoy con tu reflexión de hoy. Has escribo mucho y son muchas también las cosas con las que coincido contigo, muchas.
    Siempre podemos hablar desde nuestra experiencia, y se nota que en tus reflexiones se encierran años de encuentros y desencuentros; hablas con cocnocimiento de causa y por eso transmites seguridad.
    Yo personalmente cuido que los míos en el presente, el aquí y ahora (que es lo único que tenemos "seguro"), sean felices con cosas tan "simples" como salir a dar un paseo, jugar a un juego, montar en bici... ¡nos dedicamos tiempo, simple y llanamente! Compartimos las cosas sencillas de la vida de las que muchos que se gastan un dineral en un fin de semana no disfrutan. La felicidad está dentro de las personas, no se hallan en las cosas. Por eso, hay que compartir, compartir nuestro tiempo , nuestro cariño... cosas valiosas que muchas familias echan en falta porque no saben que está a su alcance, parecen creer que se debe comprar en algún sitio.
    Un saludo cordial y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Nada hay reñido con lo que compartimos, pues todo lo creado es para la contemplación y disfrute del ser humano, la criatura preferida y muy amada por DIOS. Un placentero paseo, ¡gracias DIOS mío!; una vista que nos relaja y embriaga de paz y sosiego, ¡gracias DIOS mío!; un hermoso amanecer, una tertulia amigable y enriquecedora, una sencilla merienda, un... todo, bien usado está puesto para el disfrute del ser humano.

    Sin embargo, hay mucho a nuestro alrededor que reclama nuestra atención y nuestro tiempo, porque ellos necesitan de nuestro calor y generosidad para sentir también esos momentos que le hagan sentirse vivos y esperanzados.

    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    P.D. Una cosa, quiero leer uno de tus libros, ¿qué hago?, simplemente click, lo pago con tarjeta, ¿y me llega a casa? Se supone que daré mi dirección.

    ResponderEliminar
  3. Gracia por compartir siempre tan buenos consejos, para la evolucion interior.

    Siempre un placer pasar a visitarte, aun no sea tan seguido como mereces, pero no dispongo del tiempo que desearía.

    Recibe un relajante y enérgico abrazo de luz para tu ser.

    Beatriz

    ResponderEliminar
  4. Hola Beatriz, gracias a ti por tu visita y gloria al SEÑOR si, por la acción del ESPÍRITU, mis humildes reflexiones pueden ayudarte.

    Nada hay tan importante como alcanzar la verdadera y auténtica felicidad, la que queremos y sentimos en lo más profundo de nuestro ser, y esa es el sentirnos llenos de Amor y compartirlo hasta el punto de ser feliz cuando doy felicidad.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  5. Muy de acuerdo contigo. Tengo un cuento muy sencillo sobre la creación que habla a los niños al respecto; todo lo que hizo Dios lo hizo pensando en la criatura especial que deseaba crear (el ser humano) y a través de la cual culminar su Gran Obra, obra que manifiesta su inmenso Amor.
    La forma de envío de los libros es la siguiente: me mandas tu dirección a mi correo electrónico indicando el libro que quieres, yo te lo envío adjuntándote con el libro un nº de cuenta. Cuando lo recibes ingresas el dinero y ya está. Por cierto, el cuento del que te hablo está recomendado para niños entre 6 y 12 años; si tienes nietos entre estas edades dime cuántos son y te los regalo con todo el cariño.
    Un fuerte abrazo y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...