ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 9 de junio de 2009

Se acerca el día.


Cada momento que pasa, cada hora y segundo que acaba, enciende un hálito de temor y de ansiedad que, abandonado en el ESPÍRITU, nos sosiega y nos tranquiliza, porque TÚ, SEÑOR, eres mi PASTOR y CONTIGO nada temo, ni nada me falta.

La responsabilidad de dar un Cursillo lleva paralelamente el compromiso de vivirlo, y vivirlo significa vivenciar tu vida encarnada en el estilo de JESÚS. Porque participar en el Cursillo significa expresar la Verdad que JESÚS nos reveló, no sólo desde la torpeza y enrolladas palabras que cada uno puede clamar, sino respaldarla con la vida y con las obras.

Eso es mucho más serio que lo que pensamos, y en los momentos cercanos a la proclamación, desde tu compromiso de Bautismo, sientes la debilidad de algo que llevas de mucho valor, pero que lo transportas en vasijas de barro. Indudablemente, experimentas que la fe se fortalece dándola y, en la medida que la das, sientes que la sientes y que te llenas de gozo como un niño chico.

Hoy compartí con mi director espiritual, mi querido y hermano párroco en la fe y en XTO.JESÚS, el gozo de sentir y compartir con Chema la alegría de sentirnos reconfortados y animados por el ESPÍRITU en trabajar por el Reino, que JESÚS nos reveló por Voluntad de su PADRE.

Nuestro gozo fue creciendo en la medida que compartíamos y, al menos, mis sentimientos fueron brotando como si nos conociéramos desde toda la vida. Se hace presente el milagro de sentirnos uno en XTO.JESÚS. Hay mucho que compartir, hay mucho que comunicar; hay mucho que conocer, sí, realmente es así, pero nos une algo misterioso que nos abre mutuamente nuestro corazón y nos llena de confianza y amor.

Llegué a la Eucaristía de hoy con un inmenso gozo que me costaba contener. Sentía la irresistible sensación de soltar la inmensa alegría de gritar y manifestar la rebozante felicidad que deriva del encuentro con el hermano y en medio, JESÚS, que nos une y nos hermana. Es algo que no se puede comparar, porque los éxitos y triunfos, como el triplete del Barcelona, se desvanecen y se quedan como algo que pasó, pero este gozo permanece y cada día es mayor e imperecedero.

Desaparecen los miedos, las preocupaciones, los desvelos, los sacrificios... todo tiene sentido, porque, como el parto, la luz a una nueva vida empieza a deslumbrar y el gozo de sentirte eterno, feliz y gozoso no se puede contener, y, lo mejor, que seguirá siempre creciendo ,sin encontrar nunca, eternamente, el fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...