ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 22 de febrero de 2009

En un mundo distorsionado, la realidad se distorsiona.


Las personas nacemos en el seno de una familia. Así por lo menos debe ser, pues el niño/a necesita unos cuidados y atenciones que conllevan mucho sacrificio, entrega y dedicación. Y eso no se da si no hay amor, un amor que este cargado de responsabilidad y voluntad de cumplimiento. ¿Por qué digo esto? Simplemente, porque los sentimientos y afectos no llevan amor sino que son producto de unos momentos emotivos que los producen, pero que luego ante las dificultades y obstáculos se evaporan y desaparecen. Sólo queda un: "yo lo haría, pero...."

Y eso explica los abortos, las separaciones, las irresponsabilidades, los egoísmos y todos los problemas que amenazan a la sociedad en la que vivimos. Indudablemente, son los niños los que pagan los platos rotos con sus vidas, sus sufrimientos, sus trabajos y padecimientos. Siempre serán los débiles los que sufrirán las consecuencias de los que se buscan y tienen el poder. Y, ¡las paradojas de la vida!, son los mayores, los que tienen la sartén por el mango, los que hablan de derechos, de dignidad, de responsabilidades, y de muchas más cosas.



Así, se parte el corazón cuando se oye a un niño/a preguntarle a su abuelo/a: ¿abuelo/a, por qué Papá y mamá están separados? ¿Yo no lo entiendo? Y, todavía, se le rompe más el corazón a uno, cuando oye comentar que en un colegio el profesor/a se vale de un niño/a para consolar a otro/a compañero/a ante la separación de sus padres. Es aterrador presenciar como un niño/a, de padres separados, le comenta a otro/a, que sus padres se están separando, que no es tan malo como parece y que se puede superar.

Uno/a con el drama vivido en su propia vida, consolando a otro/a que empieza a vivirlo. Niños/as de ocho años que se encuentran divididos, sin unos padres unidos, con tiras para un lado y tiras para otro, con enfrentamientos, envidias y celos respectos a terceros niños/as nacidos con otros/as y... Se hace duro y aterrador entender un mundo así, cuando la realidad no es la que debe ser, y cuando los egoísmos, apetencias y demás priman sobre las personas y sus derechos. Y esto promovido y realizado por los propios padres.

Y detrás, los gobiernos promoviendo las separaciones, alentando los abortos, rompiendo las familias, educando en el placer, el egoísmo, en valores que esclavizan y desestructuran las familias, que constituyen el fundamento de la sociedad. Es una marea negra que arrasa y siembra destrucción por donde pasa. Y no se lucha contra ella, sino que de las Instituciones se facilita que la marea se extienda y se propague.


Niños/as que piden tener un Papá y mamá, pero que se les ofrece dos Papá o dos mamá. Niños/as que quieren tener la referencia de un Padre que les sirva de modelo, de educación, de compañía, de fortaleza. O de una madre que les enseñe la ternura, la delicadeza, la afectividad, los sentimientos innatos de lo femenino. Niños y niñas que se encuentra con una realidad distorsionada a su propia Ley Natural y no comprenden la realidad que les circundan. Niños y niñas que no entienden de conflictos, de desamores, de enfrentamientos, de egoísmos, de que no les quieran, de que sus progenitores desaparezcan, de...

Y esa es la realidad, en un mundo autoengañado, víctima de sus propias autotraiciones, la verdad se distorsiona y se vive en una constante falsedad e hipocresía cuyas víctimas son los más pequeños, los más pobres, los inocentes, los que aún no tienen ni voz ni se ven, los últimos, los de abajo.

5 comentarios:

  1. Hermano, esta espléndida reflexión señala también nuestra vocación de bautizados. Ser voz de los que no la tienen, proteger a los más débiles, ser firmes en nuestra roca, el Espíritu del Señor. Y asumir que es una vocación riesgosa: el amor manso al que nos llama Jesús suele ser peligroso y desestabilizador para la relatividad de este mundo. Quiera Dios permitirnos tener vivo en el corazón, constantemente, el Magníficat de nuestra Santísima Madre. Un gran abrazo en Cristo y María. Paz y Bien. Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Defender al desvalido e indefenso es defender a CRISTO. Fue a lo que ÉL vino y nos mandó haced lo que ÉL nos enseñó. ¡Oh!, sí todos hicieramos lo que ÉL hizo, el mundo tendría sus problemas resueltos.
    Un abrazo en CRISTO.

    ResponderEliminar
  3. Una de las televisoras más importantes de mi país últimamente ha estado promocionando a la familia. Me parece genial porque como dices, son muchos las instancias que fomentan las separaciones, el aborto y lo demás, menos mal que tambien hay quien fomenta lo contrario.

    Saludos. Hilda

    ResponderEliminar
  4. Tarde o más temprano se darán cuenta que el apoyo social está en la familia. ¡Por qué pasa esto? Pues quizá sea necesario para que descubramos el verdadero Rostro del SEÑOR. No olvidemos que Israel es el pueblo elegido y, ha, está y pasará, pruebas muy duras hasta purificarse. Porque se purificaran, pues DIOS no deja a su pueblo abandonado.
    Estuve leyendo tu artículo sobre los ocar y memes. No dejé mi opinión porque pienso de otra forma. Ten en cuenta que puedo ser tu padre, pues tengo 63 años, y ya he purificado, gracias a DIOS, todas esas fiestas. Diría lo mismo que Pablo, más comprendo que eso sea así, pues yo lo fui y lo viví en mi tiempo. No estoy diciendo que sea una tontería, ni basura, sino que son cosas vanas que pasaran, sólo queda luego lo importante: el amor.
    Respecto a los memes, ya he pasado el tiempo de hacer mis propios proyectos y he comprendido que lo mejor y lo único importante es tratar de esforzarme en hacer lo que DIOS quiere de mí. Un poco lo que en el otro comentario y en el artículo sobre el desierto de mi vida reflexionaba.
    Espero me comprendas y disculpa si en algo no haya sido lo suficiente suave o delicado.
    Un abrazo en CRISTO.

    ResponderEliminar
  5. Querido Salvador, todas las personas reaccionamos y pensamos distinto, a todas las edades y de todos los lugares. Siempre serás bienvenido en mi blog y siéntete en confianza de comentar lo que gustes y lo que no gustes, pues no, ji ji. Yo siempre te recibiré con mucho gusto. Saludos. Hilda

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...