ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 24 de noviembre de 2008

Bella





Doy gracias al ESPÍRITU SANTO por la conversión de Eduardo, paisano de Hilda, y, por la Gracia de DIOS, compartir todo, "dones recibidos", con sus hermanos los hombres. En un mundo tan contradictorio con su verdadera vocación - "la santidad" - y donde remar contra corriente se hace pesado y difícil, comprobar la labor de Verástegui es harto gratificante y reconforta en el camino hacia el PADRE.

Y digo esto desde lo más profundo de mi ser y de mi experiencia vivida. Pues yo fui un joven como él y desde muy temprano me sentí llamado por el SEÑOR. Recuerdo que en el Instituto de mi pueblo y en unos ejercicios espirituales experimente una atracción que, más tarde, marcaría mi vida. ¿Por qué, me pregunto ahora, todos mis otros amigos, jóvenes de 15 o 16 años, no sintieron esa llamada? ¿O sí la sintieron se ha quedado estabilizada o sumida en la mediocridad? Si no han sido todos, pues no recuerdo, la mayoría viven indiferentes ante la llamada de DIOS.

Sé profundamente lo que significa responder en la flor de la juventud, con toda una vida por delante y un futuro esplendido. Sé, como le pudo suceder a nuestro Padre en la fe, Abrahan, que salir de tu entrañas y cambiar tu vida y tus actitudes es muy duro y complejo. ¡Tanto lo sé que después de estar veinte años en la brecha, cursillos prematrimoniales, cristiandad, tuve la osadía de volverle la cara a mi PADRE y pedirle mis derechos de vivir la vida según yo la estaba sintiendo en esos momentos. Sé realmente, como la Samaritana, por mis propios ojos y experiencia de lo que hablo.

Por eso, a parte de rezar mucho, valoro extraordinariamente la respuesta, en cuanto a su libertad, don también regalado por nuestro PADRE DIOS, de Eduardo Verástegui en respuesta al SEÑOR. Se necesita coraje, valentía y fiarse mucho para entender que el único camino de salvación nos viene por nuestro SEÑOR JESUCRISTO. ÉL es el Camino, la Resurrección y la Vida. No se me esconde los obstáculos que tendrá que vencer y las tentaciones de todo tipo que le acechan. ¡Recemos mucho por Eduardo!

Ahora, de regreso a la Casa del PADRE, y tras ir venciendo innumerables obstáculos que se van presentando, veo tan claro que, también sintiéndome débil y humano, siento el santo temor de quedarme de nuevo en el camino. Es por eso por lo que la oración junto a la Eucaristía, si puede ser diaria mejor, es mi alimento, mi entreno, mi elixir, mi fortaleza, mi sabiduría, mi paz, mi gozo y mi felicidad, que me parece poco lo que imploro al PADRE por habitar en su Casa.

¡Claro, la plenitud no ha llegado, pero en el Camino, sobre todo Eucarístico, se experimenta y se siente la fortaleza de saberte amado por el PADRE que te salva y con ÉL que nada temes. Por eso he repetido en mis queridas Ultreyas y cada vez que tengo la ocasión que la muerte, como diría pocos días ante de morir Sor Emmanuelle, es el día más bonito de la vida.

Unidos en CRISTO seguiré luchando, desde mi humilde lugar, por la búsqueda de la única y verdadera Verdad, JESUCRISTO, y no escatimaré ningún esfuerzo en propagar la cultura de la vida y el respeto a los hombres mis hermanos. Un abrazo muy fuerte en CRISTO a Eduardo Verástegui. Algún día, cuando quiera el SEÑOR, nos conoceremos.

2 comentarios:

  1. Felicitaciones Salvador, está muy bueno tu blog.

    Saludos desde Perú

    Martín
    CEPROFARENA
    www.travesiaporlavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias Martín por partida doble. Por tus felicitaciones y por tu invitación a participar con los compañeros de los 40 días por la vida Peru.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...