ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 3 de septiembre de 2008

POR QUÉ LA VIDA ES HERMOSA?





Muchas veces hemos oído decir: “la vida es maravillosa”, y en repetidas ocasiones hasta hemos cantado “la vida es maravillosaaaaa…”, sin embargo, no parece ser así, aunque nos lo parezca, pues a pesar de las maravillas, en el camino hay también pedruscos y montículos que se hacen difícil de superar.

Como todo comienzo, nuestra vida física empieza con lucha y sufrimientos, pues como la semilla ha de abrirse paso con su muerte, para dar vida a una nueva forma de vida, el óvulo fecundado por el espermatozoide da origen, transformándose a una nueva vida humana, a la que inmediatamente o desde el principio, sólo DIOS lo sabe, le es infundada un alma a semejanza de DIOS nuestro PADRE.

Pero en el deambular de nuestro camino, que como todo principio debe tener un fin, hay muchos avatares que recorrer: buenos, menos buenos, menos malos y malos, o lo que es lo mismo, momentos felices, no tan felices, menos felices y terriblemente dolorosos.

Parado unos momentos a meditar, comprenderemos sin mucho esfuerzo que la vida no es tan maravillosa como proclamamos. Más si tomamos conciencia que tenemos un plazo asignado de unos cuantos años hasta nuestra muerte física.

Convergeremos, también, que muchos momentos de nuestra vida son más penosos que felices y que medido el tiempo vivido serán más los tiempos amargos que los felices. De todas formas, siempre estaremos corriendo hacia la felicidad, porque estamos hechos para ser felices.

Pero la felicidad sólo se puede alcanzar con sentido, no con desenfrenos. Es posible que el encontrarle sentido a la búsqueda de la felicidad sea duro, difícil e inseguro, pero sólo detrás de ese camino se encuentra.

La felicidad es poseer la sabiduría.
La felicidad es control de la propia vida.
La felicidad es la satisfacción de haberse hecho lo correcto, aún con sufrimiento.
La felicidad es la satisfacción de que se ha cumplido con el deber.

Recuerdo que a mis hijos les colmaba de felicidad el que les contara el cuento de Pepito el Valiente. Era un cuento medio inventado e inspirados en otros populares, pero a ellos les llenaba totalmente el oírmelo contar y el vivir la osadía del personaje que se aventuraba en conseguir la rosa que le daría la salud a su princesa amada.

Lamento no aprovechar mucho mejor esa oportunidad para inculcarles el valor de la esperanza en la Vida, porque sólo en la esperanza se puede encontrar la respuesta al “por qué la vida es hermosa”.

Porque un mundo sin esperanza en un DIOS Creador que nos devuelva a la Vida, no es feliz, ni es vida. La vida es bella porque tiene sentido el vivirla desde la esperanza; porque cada vez que una persona, una oveja, un hijo de DIOS, es encontrado, en el cielo le es concedido a un Ángel sus dos alas, siguiendo la metafórica película de la vida es bella, protagonizada porJames Stewart, cuya versión en español es ¡Qué bello es vivir”! Quienes viven bien, ahora, agraciados de abundante salud, bienestar económico, buen trabajo, hermosa familia y toda clase de placeres, caprichos y satisfacciones que deseen permitirse, no deben olvidar que todo eso tiene un tiempo de caducidad, cuando no se ve interrumpido por acontecimientos no tan alegres y tristes.

El trayecto de la vida es un terreno a sembrar, cultivar y cuidar para, luego, recoger. De nada vale consumir la buena cosecha sí después no se vuelve a cosechar. Se impone, pues, un constante cuidado y una extremada vigilancia. Nada nos es regalado y todo premio presupone un esfuerzo y trabajo.

Para un creyente, caso del que escribe, debo corregir que “todo me es regalado”, regalado para que, una vez convertido en fruto la tierra prometida, vuelva a MANOS de su HACEDOR y DUEÑO. De nada serviría ganar una muy buena cosecha sí luego el campo queda estéril e infértil para siempre.

Se hace necesario recurrir a buenos abonos, excelentes aperos y al alimento Sustancial e importante que mantenga la tierra firme y dispuesta para crear y dar la savia necesaria que corra por los nuevos árboles que darán los próximos frutos.

Los que sufren, los que tienen delante de si un futuro agónico; los desahuciados, los enfermos, los esclavos, los sin patria, los no escuchados, los que no llegan ni a dejarles nacer, los indefensos, los pobres de todo, los inocentes, y tantos y tantos… no pueden contemplar maravillosamente la vida.

¿Qué podrán decir? Nada les puede dar esperanza y, sí de dinero se tratara, pronto se darían cuenta que el dinero conduce a otro tipo de esclavitudes por mucho que algunos quieran disimularlos y hacer de los desenfrenos placenteros un canto a la gloria.

Pronto la realidad se impone y, como después de cada juerga, donde se ha puesto la inmediata felicidad, viene el desasosiego, el abatimiento, la decepción, el vacío. De nada vale el autoengaño, porque tarde o temprano todo vuelve a su sitio. El hombre busca la felicidad y no la encontrará hasta descansar en DIOS nuestro PADRE.

Ejemplos tenemos a millares, gracia a DIOS, y uno de los últimos, espejo que nos ánima a acelerar nuestro paso con firmeza y entusiasmo es el testimonio de Eduardo Verástegui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...