ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 2 de agosto de 2008

DON PELAYO









Don Pelayo, rey de Asturias, fue elegido rey de los visigodos refugiados en Asturias. Derrotó a los árabes en Covadonga, batalla que se considera el punto de partida de la Reconquista. Sin embargo, ahora no pretendo hablar de este Don Pelayo que, siendo importante para nuestra historia, para mí significa mucho más al que me refiero.

Don Pelayo es el nombre de mi perro, digo mío porque nuestra relación es tan grande que cuando tengamos que separarnos nos vamos a extrañar. Don Pelayo pertenece a toda la familia. Fue un regalo de Jesús, mi cuñando, a su sobrina Berta Mari, mi hija. Nos fue enviado de Asturias e inmediatamente a Jesús se le ocurrió bautizarlo así: "Don Pelayo", y desde entonces ese es su nombre de pila.

El Schnauzer miniatura o enano es una derivación del schnauzer estándar, surgido en Alemania en la segunda mitad del siglo XIX. Esta raza es, probablemente, resultado de la cruza de un Schnauzer estándar con alguna de las razas más pequeñas, tal como los caniches, los pinscher miniatura ó los affenpinscher.

El Schanuzer se originó a finales de 188o, en granjas alemanas para combatir roedores, como compañía de yeguas y caballos, así como para ser una alerta e inteligente compañía de las familias. El pelaje, tanto de las barbas como de las patas tiene una función desde sus orígenes, ya que le sirve como camuflaje para despistar a los roedores que muerden el pelaje asumiendo que es la piel del animal. El corte de orejas y de cola igualmente compartió este mismo propósito, ya que las ratas fácilmente pudiesen morder al schnauzer en estas extremidades.

El Schnauzer es una raza de perro alemana cuyo nombre proviene de la palabra alemana que se usa para designar al "hocico", debido a la característica nariz peluda que distingue a esta casta de perros. Los clubes caninos generalmente subdividen este tipo de perro en función de su tamaño en tres razas: Schnauzer miniatura o enano, es el caso de Don Pelayo; Schnauzer estándar y Schnauzer gigante.

Los Schnauzer miniatura o enanos son conocidos por su personalidad alerta y amistosa. También son inteligentes y tienden a deprimirse si son ignorados por parte de su familia humana. Son leales y protectores para con sus dueñas y dueños. Las y los Schanuzer enanos son excelentes alertas protectores de su hogar. Son muy particulares en su apariencia. Compactos y musculosos, presentan una complexión cuadrada (su anchura y longitud miden casi lo mismo). Tienen barba larga, cejas pobladas y pelo largo en los pies. Las orejas y la cola, comúnmente, se les corta. En algunos países se ha prohibido el corte de estas extremidades pues se considera que los canes utilizan el movimiento de estas partes para expresar estados de ánimo y otras complicadas interacciones dentro de la manada.

Cuando Pelayo llegó a casa teníamos a Kseis, un pastor alemán que en su oreja derecha tenía ese tatuaje, y Pelayo, con pocas semanas de vida, se refugió en Kseis como si de su madre se tratara. Kseis vivía sus últimos días, pues era viejo y arrastraba una displasia que le dejaba inmóvil. Como estaba previsto murió y Pelayo sufrió una gran depresión. Mi hija fue quien se dió cuenta y tanto le conmovió Pelayo que se volcó en cariño y atenciones a él. Desde entonces Pelayo es parte de la familia. Hoy, mi hija, tiene un perrita schnauzer, Ginesa es su nombre, hija de Don Pelayo.


Pero la razón primordial para traer aquí a Don Pelayo es por otros motivos más importantes. Pelayo es un icono que me hace reflexionar mucho. Pelayo es tan fiel que derrocha una paciencia sin limites siempre dispuesto a tu lado y soportando toda la indiferencia que pueda recibir. Desde muy temprano, siempre él está, aguarda detrás de la puerta de mi dormitorio. Lo primero que me encuentro es a Don Pelayo. A todas horas me persigue y suba o baje en mi casa Pelayo sube o baja conmigo. Y siempre está presto a mis llamadas con ánimo, humor y agradecido. ¡Como goza cuando a bien tengo darle un paseo! Su gozo es inmenso y lo manifiesta con todo su cuerpo. ¡Cuanto me acompaña y me alerta de la proximidad de alguien! Indudablemente, me siento acompañado y hasta cierto punto, protegido por su atención a alertar de cualquier peligro.


Mirando a Pelayo he aprendido mucho. He aprendido a ser amable aún cuando reciba desamabilidad. He aprendido a ser cariñoso aún a cambio de indiferencia y hurañía. He aprendido a perseverar, tener paciencia y a confiar en que mi amo no me dejará de atender y proveerme lo necesario. He aprendido a saber esperar y ser agradecido. He aprendido a ser humilde y conformarme con lo recibido. He aprendido a ser fiel.


El amor de DIOS no sólo se derrama sobre las personas, sino sobre todos los seres, muy bien lo había entendido así San Francisco de Asís. Todas las criaturas están empapadas del cariño y de la ternura de DIOS. Resulta emocionante poder recibir mensajes de amor de la estrella más lejana y de la más pequeña hormiga; del viento huracanado y de la suave brisa; del mar embravecido y del pequeño ruiseñor que me despierta por las mañanas; de mi gran perro Don Pelayo a pesar de su pequeño tamaño.


Y, mirando a Pelayo, me he dicho: "así quisiera ser yo con respecto a mi PADRE del Cielo". ¡Cuanto me ha dado y que poco agradecido soy! Sí Pelayo se porta así conmigo que sólo lo utilizo y le proveo de alimento y limpieza, como debería ser yo con mi Creador, QUIEN me ha dado mi ser, mi vida, todo lo que soy y tengo, y tanto me ama que dio su vida por mi salvación. Y, en el colmo de la paciencia, me espera, me soporta, se llena de paciencia, me busca, me aguanta, me abre sus brazos para que vuelva cuando quiera y camina a mi lado. ¡DIOS mío, perdóname por tanta indiferencia, por tantos desprecios, por tantos fallos, por tantos olvidos, por tanto hacerte esperar, por tantos pecados! ¡Yo, que debo ser para TI como Pelayo para conmigo, ocupas TÚ también su puesto y te pones en su lugar para conmigo. ¡DIOS mío, se me cae la cara de vergüenza y te pido, una vez más, perdón!


En esta vivencia meditada he dado gracias al SEÑOR por hacerme ver en un simple perrito tantas virtudes y actitudes que yo no tengo para CONTIGO mi DIOS. Sólo con tu Gracia espero ser un día tan fiel, tan agradecido, tan cariñoso, tan paciente, tan entregado y tan dispuesto a alabarte y cumplir tu VOLUNTAD como mi fiel amigo Don Pelayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...