ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 8 de junio de 2008

LA primera mentira

Todo ocurrió un día de San Juan. ¡Que recuerdos aquellos! San Juan, para los de mi generación, la de los años cincuenta y algo, tenía yo unos seis o siete años, era un día mágico y maravilloso. La noche estaba envuelta de esperanza y fuego con las hogueras hecha de todo lo que no servía: madera no utilizadas, enseres viejos y todo lo que se tiraba y servía para arder. Era el principio del verano y del inicio de los baños playeros y, en mi pueblo, San Juan marcaba los baños en el muelle y el puente de las bolas. También significaba el comienzo de las vacaciones y final del curso.


En mi pueblo, Arrecife, era un día de fiesta, no oficial, pero sí por tradición. Todos los comercios había heredado de sus antepasados la costumbre de cerrar y tomar el día para ir a la playa con la familia y celebrar a la proximidad del mar la comida del inicio del primer baño del verano. Se estrenaba bañador y por casi obligación había quedarse un baño. Yo, ya de mayorcito, solía comparar a San Juan con la Navidad del verano, por eso de reunirse la familia a comer en las playas. Era impactante como las playas, todo el año solitarias, se llenaban ese día de familias reunidas alrededor del calor de la comida.

El pueblo se quedaba vacío. Recuerdo que hasta se suspendía el cine y todo quedaba paralizado. La noche anterior, en los prolegómenos del día playero, se dejaba la palangana con agua y flores al sereno durante toda la noche. Y por la mañana, al levantarse, lo primero que se hacía era lavarse la cara con el agua que había estado toda la noche al sereno y con el aroma de las flores. Luego nos mirábamos al algibe y sí nos veíamos reflejados en el agua con cierta nitidez, significaba que íbamos a vivir muchos años. Era un día cargado de significados mágicos que nos embargaba de entusiasmo y curiosidades. Tampoco nos preguntábamos nada ni por qué, sólo disfrutábamos de las tradiciones y costumbres.


Arrecife era nuestro gran parque. Todo estaba tranquilo, en silencio. De por sí, el transito era tranquilo y poco, pero en ese día podíamos decir que no existía. Todo parecía dormitar y sereno. Mi madre afanada en las tareas y preparativos del día nos invitaba a que saliéramos y la dejáramos en paz preparando lo obligada salida a la playa con comida incluida. Y nosotros, chiquillos preocupados solo en divertirnos y distraernos, no nos resistíamos en salir inmediatamente.


Fue entonces, cuando un amigo que jugaba con nosotros nos sorprendió con el hallazgo del encuentro de un duro, cinco pesetas de la época, que significaba golosinas y dulces. Fuimos enseguida a devorarlos en una lonjíta, nombre dado a las pequeñas tiendas que vendían las cosas más elementales y necesarias, entre ellas pequeñas golosinas, y a dar buena cuenta de ellas.


Poco a poco fui hilando todo lo que había pasado y, muchos años después, el autor del hallazgo me confesó que lo había hurtado y que, al parecer, para justificar su pertenencia y no levantar sospechas, decidió compartirlo con nosotros porque no había manera de quitarnos de encima. Con el devenir de los años he comprendido que aquella fechoría no deja de tener su gran importancia. Hoy se puede extrapolar a las llamadas prevaricaciones y cohecho tan de moda en las instituciones públicas, pues el móvil de ambas es el mismo que el de aquel compañero: apoderarse de lo ajeno y obtener lo que no nos pertenece.




Sin embargo, lo más grave es el hecho de mentir. Mentir es faltar a la verdad y engañar al amigo, al hermano, al prójimo. Es falsear la verdad y no mostrar los hechos como son,sino darles el interés y el provecho que a mí más me beneficia. Es decir, satisfacer mi egoísmo en definitiva. Y eso es grave en el contenido, aunque el continente sea en algunos casos de menor importancia que otros.


Al pasar de los años, en lo más profundo de mi corazón todo está perdonado y olvidado. Sólo queda el recuerdo que mentir no es bueno y que debemos salvaguardarnos del que miente. ¡Cuanto de bien estaríamos si no hubiese mentira, ni engaños! ¡Que bien se iría por el mundo viviendo en la verdad y el amor!


Pues bien, ahí queda la vivencia de mi primera mentira recibida que recuerdo como un recuerdo lleno de alegría primera y engaño después. De ella saco la lección que toda alegría viene seguida de desilusión e insatisfacción. Nada, en este mundo, es pleno y colma nuestra total felicidad. Todo es finito y vuelta a la esperanza de alcanzar la plenitud, para volver al punto de partida. Sólo descansaremos cuando lleguemos a TI, SEÑOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...