ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 10 de mayo de 2008

¡SENTIRSE SALVADO!







Es curioso, pero es realidad el constatar que hemos pasado de una sociedad marcada por la tradición y nuestros orígenes, a una sociedad fragmentaria e individual. Todo está en crisis, o mejor dicho, estamos en una "omnicrisis". Nos movemos en una situación de incertidumbre e inquietud que caminan en un clima de desconfianza y descrédito. Todo se fragmenta y nada existe; frente a la opinión de otros, está la mía: "mi verdad". Todo es cuestionable y nada hay que nos sirva de referencia y guía.



¿Qué está pasando? Los acontecimientos diarios de nuestra vida se suceden sin el más motivo de interrogante ni inquietud. Todo se da por asumido y sólo prima lo que yo pienso y creo. ¿Y las referencias? Las referencias las tomo de las apetencias que me dicta mi propia naturaleza humana y que, en cierta forma, dirigen mi voluntad y mi inteligencia. Algo muy parecido a la ley de los instintos, sólo que en nuestro caso, somos nosotros los que elegimos. Otra cosa sería pararnos a reflexionar sí elegimos bien o mal.



Hace ya bastante tiempo, por unas Navidades, puse en un escaparate la representación del nacimiento del SEÑOR JESÚS (portal de Belén) y la frase: "Navidad es sentirse salvado". Quería comunicar al mundo que lo importante de esas fechas era la toma de conciencia de que estábamos salvados. No era celebrar la Noche Buena de esta u otra forma; con esta comida o con la otra; lo importante era sentirse salvado por el hecho de trascendental importancia de la encarnación del HIJO de DIOS. La Nueva y Eterna Alianza la hace CRISTO con su encarnación.



Por mi profesión de empresario, vivía esas fechas con una intensidad de consumismo voraz. Todo era consumir y comprar para celebrar no se que, porque lo importante quedaba difuminado. Lo que primaba era las comidas, los regalos y el divertimento. Eso si, habían muchas promesas de paz, de amor y buena voluntad, pero cada uno a lo suyo. Mañana, después de las opíparas comidas y buenas ingestiones de alcohol, todo quedaría en eso, una buena jornada de intentar pasarlo bien y se acabo. Y por debajo de la mesa pasa lo más importante y, además, lo que realmente buscamos desesperadamente todos.



Es curioso, decía al principio, ver que le preguntas a la gente sobre el destino, sobre el sentido de la vida y no te entienden o miran para el otro lado. Nada quieren saber. Vivimos la época del nihilismo (nada), cuando no la del fatalismo: ¡esto es el fin del mundo!; ¡todo va a la destrucción! Y nos perdemos en una carrera sin sentido y de locura. Sólo basta mirar alrededor y ver que sentido llevan las cosas y como está todo. El hombre se pierde sin rumbo y sin saber quien es.



Y no nos damos cuenta que estamos salvados. JESUCRISTO con su encarnación ha hecho todo lo humano, Divino, y todo lo Divino, humano. Alianza nupcial con la humanidad. Al asumir nuestra propia naturaleza humana, nos diviniza y nos enseña y explica el camino salvífico. ¡No hay nada que temer! ¡Estamos salvado! Hemos vencido con ÉL a la muerte y al pecado.



Sólo conociendo a JESUCRISTO nos entenderemos a nosotros mismos. Eso explica que el hombre al apartarse de DIOS; al considerar a DIOS como una palabra fósil, vaya camino de su propia perdición: abortos, sexo, drogas, robos, guerras, esclavitud, muertes...etc. Esto explica que el hombre cuando quiere él mismo construir su propio mundo, termina, no sólo por destruirlo, sino por destruirse, también, el mismo. Sin la referencia de DIOS no hay horizonte que recorrer, todo queda reducido a un mero divertimento y materialismo con fecha de caducidad y limitado por nuestra propia naturaleza humana. Lo más inteligente es mirar para DIOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...